Saltar al contenido

2020: el año que (casi) no viajé

2020

Sin duda este ha sido mi año menos viajero. Aunque me resistía a hacer balance de los viajes de este año, ya que no hay gran cosa que contar. Finalmente aquí está el artículo.

Hace varios años que, al llegar finales de diciembre, hago balance de los viajes que he realizado durante el año. Aquí podéis leer los resúmenes viajeros de 2019, 2018 y 2017. Finalmente, aunque con otro formato, aquí está este artículo que ya se estaba convirtiendo en todo un clásico.

En general, 2020 ha sido un año poco viajero para muchos dado el contexto de pandemia y confinamiento. Otros, han aprovechado para descubrir su país y visitar todos aquellos destinos que se van quedando para más adelante. (Si total, está aquí al lado; ya iré). En mi caso, me he limitado a hacer solo algunas excursiones cerca de casa.

¿Se me ha pasado la fiebre viajera?

¡No! Pero a finales de abril, mientras medio mundo estaba confinado en sus domicilios, yo daba a luz a mi primer hijo. Tres meses después, comprábamos el piso que se convertiría en nuestro hogar (después de unas cuantas reformas). Así que entre limitaciones de movilidad, dar la bienvenida al nuevo miembro de la familia, precaución y mucho trabajo en el piso, 2020 es mi año menos viajero desde que empecé la universidad.

En 2020, antes de que estallara toda la locura del coronavirus, volví a Bordeaux y a Madrid. Tuve varias experiencias de viajar embarazada y sola. ¿Resultado? Cargar con maleta, mochila y barriga cansa.

Una vez pasado el confinamiento, y siempre con mucha precaución, hice excursiones a pueblos de Castellón: como Sant Mateu, Eslida, Oropesa del Mar, Segorbe y Jérica. Los artículos irán llegando poco a poco.

Así que 2020 ha sido un año con pocos viajes, ¡pero con grandes aventuras!

Lo cierto es que estoy ya pensando en mis deseos de viaje para 2021. Quizás pronto en mis artículos haya una sección de consejos para viajar con bebé y no morir en el intento.